Rábanos: pequeños, picantes y llenos de beneficios.

El rábano, nombre científico Raphanus sativus, es de Asia y pertenece a la familia Brassicaceae. Esta planta tiene un ciclo vegetativo muy corto y se puede consumir tanto las hojas en forma de ensalada como las raíces.

Los más comunes tienen pequeñas dimensiones, son redondos y de color rojo, pero hay variedades en forma de zanahoria y de un color diferente, como blanco, negro, amarillo y gris. Los rábanos se cosechan en primavera y verano y Las raíces contienen muchas propiedades nutricionales.

características y valores nutricionales

El rábano es ideal para consumirse mientras sigues una dieta baja en calorías, ya que producen muy pocas calorías, de 16 a 100 gramos, son ricos en agua, que representa más del 90%, y tienen un índice glucémico bajo. Tienen una buena cantidad de fibra, útil para promover una sensación de saciedad.

  • Potasio: este mineral es esencial para contrarrestar la acción del sodio, disminuyendo la presión arterial. Es capaz de prevenir la retención de agua, promoviendo la eliminación del exceso de líquidos. También regula la transmisión de los impulsos nerviosos, el latido del corazón, el equilibrio ácido-base y el paso de nutrientes dentro de las células.
  • Vitamina C: esta vitamina, presente en buenas cantidades en rábanos, es importante en la activación del ácido fólico y la síntesis de neurotransmisores. Favorece la absorción de hierro en el intestino y es indispensable para la producción de colágeno. Estimula las defensas inmunes, protegiendo contra el ataque de virus y bacterias.
  • Folato: estos son los precursores del ácido fólico o la vitamina B9, que es esencial para el sistema nervioso, para el crecimiento y la reproducción. De hecho, participa en la síntesis de la hemoglobina, la proteína responsable del transporte de oxígeno a los tejidos, y de algunos aminoácidos, que son los componentes de las proteínas. En particular, la suplementación de esta vitamina es necesaria en el embarazo, ya que una deficiencia de esta puede tener graves consecuencias, como malformaciones fetales.
  • Fibras: los rábanos son una muy buena fuente de fibras, una sustancias esenciales para el estimulo del tránsito intestinal que previenen el estreñimiento y limitan el tiempo de contacto de las sustancias nocivas con las paredes intestinales. También estimulan la sensación de saciedad y promueven el correcto crecimiento de la flora bacteriana intestinal, también reducen los niveles de glucosa y colesterol en la sangre.
  • Luteína y zeaxantina: estos son dos carotenoides antioxidantes que se encuentran dentro de la retina del ojo, protegiéndolo de la radiación de la luz.

Beneficio para la salud

Los componentes presentes, trabajando en sinergia, le dan a los rábanos las propiedades útiles para el bienestar del nuestro cuerpo. En particular, promueven la diuresis y la purificación, pero también ofrecen otros beneficios. Veamos en detalle.

✓ Contrarrestan la retención de agua y la celulitis: Gracias al contenido de potasio y a la gran cantidad de agua, el consumo de rábanos puede estimular la diuresis, evitando la acumulación de líquidos y, por lo tanto, ayuda a contrarrestar la celulitis.

✓ Bajan la presión arterial: El potasio contenido en los rábanos contrarresta la presión arterial alta, ya que promueve la eliminación del exceso de líquidos y al mismo tiempo disminuye la retención de agua y la probabilidad de formación de celulitis.

✓ Son desintoxicantes: Gracias a las fibras, la gran cantidad de agua y la presencia de azufre, un mineral no metálico que equilibra el pH de la piel y desintoxica las toxinas acumuladas, el consumo de rábanos ayuda a eliminar los desechos y sustancias extrañas perjudiciales para el cuerpo, especialmente al purificar el Hígado y riñones .

✓ Promover la pérdida de peso: Las bajas calorías de los rábanos, combinadas con la presencia de fibra y bajo índice glucémico, hacen que estas verduras sean útiles en el hábito de una dieta baja en calorías.

✓ Los rábanos calman la tos y relajan el sistema nervioso: En este caso, se recomienda tomar una cucharadita de jugo de rábano puro, ya que en este se concentran todos los nutrientes.

✓ Tienen una función anti bacteriana: Algunas sustancias presentes en las raíces y las hojas pueden bloquear la propagación bacteriana, por lo que tiene una acción antiséptica. Consúmalo si tienes un resfriado o gripe, ayudará a acelerar el proceso de curación.

✓ Contrarrestan la acción de los radicales libres: Gracias al contenido de antioxidantes como la vitamina C, betacaroteno, luteína y zeaxantina, los rábanos protegen contra el daño oxidativo causado por los radicales libres, contrarrestando el envejecimiento celular.

✓ Son antihelmínticos: Los rábanos contrarrestan la formación de parásitos en el intestino. Alguna vez se usaron para eliminar varios tipos de gusanos intestinales.

✓ Contrarrestan la picazón: Los rábanos pueden calmar la picazón causada por las picaduras de insectos. En este caso, recomendamos usar jugo de rábano puro para aplicar en la parte afectada, o aplicar directamente una rodaja de rábano.

Cómo usarlo y consumirlo

Al comprar rábanos, debes de elegirlos firmes y de tamaño pequeño, ya que los grandes son muy leñosos y, por lo tanto, difíciles de masticar. Preste atención también al color, que debe ser firme y no desteñido, y a las hojas, que deben ser frescas, desechando las amarillentas. Los rábanos se pueden guardar en el refrigerador hasta por una semana, lo importante es lavarlos y secarlos bien y ponerlos en una bolsa de papel para alimentos.

Los rábanos pueden comerse en rebanadas para las ensaladas, así también como las hojas, o se pueden comer como una entrada antes de la comida principal.

También se pueden usar para hacer jugos. En este sentido, puede intentar experimentar recetas con el extractor comenzando con una pequeña cantidad de rábanos, para conocer su sabor y comenzar a experimentar con nuevas recetas. Como sabor, va bien con zanahorias, manzanas, jengibre, hojas de col, limón o peras.

Contraindicaciones y posibles efectos negativos

Los rábanos pueden tener contraindicaciones, especialmente si excede en cantidad. De hecho, pueden irritar las paredes gástricas e intestinales y causar flatulencia. No se recomienda su consumo en caso de gastritis, reflujo gastroesofágico, colitis o colon irritable y cálculos renales .

  • Curiosidad: En Japón hay una variedad de rábanos llamados Daikon que tiene enormes dimensiones: puede alcanzar un metro de longitud e incluso pesar 4 kg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *